12 Uvas

12 Uvas

Un 31 de diciembre, traumático y febril, anunciaban la tormenta.
Los 40 grados de fiebre mantenían a ese hombre sin hambre, sin sueño,
sin reacción.
Ella, en una aparente calma que se concentraba como plexo en su
espalda, lo observaba desde el balcón.
Manos entrelazadas por una unión caótica, todavía compasiva.
Sopas calientes, paños fríos y algún que otro gesto de amor.
El reloj marcaba las 00.00 cuando se escuchó el estruendo.

Publicado por calamburexpresiones

Narración de contenido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: